Prácticas Restaurativas

Las prácticas restaurativas se centran en fortaleciendo comunidades a  través de mejorando relaciones.  Ellas contienen un grupo de técnicas sencillas para enfrentarse al conflicto sin caer en ciclos interminables de ira, venganza, y recurrencia. Las prácticas restaurativas utilizan tres herramientas principales: círculos, preguntas, y declaraciones de yo. Se aprende estas herramientas mediante participación en círculos,  que le ayuda a la gente entender los efectos de su comportamiento en los otros y fomenta autocontrol interno.

Restauración trabaja en un continuo —
Fortaleciendo Relaciones — —  Manteniendo Comunidad — — Reparando Daños

La justicia restaurativa se ocupa el lado derecho del continuo, desarollando procesos que enfatizan la reparación del daño ocasionado a la gente y la reintegración de los infractores en la comunidad en lugar de solamente castigar a los infractores. Además, la justicia restaurativa incluye a la gente más afectada por una infracción en su resolución.

Las prácticas y justicia restaurativa crean comunidades saludables que pueden resolver sus propios problemas de una manera creativa y democrática.